La Zona Arqueológica Toxpan es un lugar poco conocido de la ciudad de Córdoba, en Veracruz. Se tiene constancia de que Toxpan formó parte de una ruta de intercambio comercial entre el sureste de México y el altiplano central hace más de 1500 años.

A continuación podrás conocer la información más relevante de este sitio arqueológico.

¿Qué ver en la Zona Arqueológica Toxpan?

Desde el 2017 los visitantes pueden acceder a la Zona Arqueológica, la cual es un área protegida y está incluida en el Plan de Ordenamiento Urbano de la zona conurbana de Fortín- Córdoba- Amatlán – Yanga.

Si visitas este lugar, no consideres que encontrarás vestigios históricos como en el Tajín, sino más bien es conocer cañadas y ríos con una profusa vegetación.

Podrás realizar el recorrido junto a tu familia para conocer parte de las 9.5 hectáreas y las 21 estructuras arqueológicas que la componen, así como una cancha de juego de pelota, más la abundante flora y fauna que existe en el lugar.

¿Cómo llegar a la zona arqueológica?

La Zona Arqueológica de Toxpan se ubica a 2 kilómetros del centro de la ciudad de Córdoba, a tan solo 2 cuadras de la Alameda Rafael Murillo y a 250 metros de la ex hacienda de Toxpan.

Para que no te pierdas en el camino, haz clic en el siguiente enlace para conocer la ubicación de la zona arqueológica de Toxpan.

Historia de la Zona Arqueológica Toxpan

Unos 2100 años antes, fue fundada esta ciudad cuyo esplendor lo vivió entre los años 300 y 600 después de Cristo, cuando se habito por artesanos, campesinos y comerciantes de la Olmeca rural

En 900 d.C., Toxpan fue abandonada.

Entre los siglos XI y XV, esta zona fue habitada nuevamente por grupos de habla náhuatl, quienes le dieron el nombre por el que se conoce. Toxpan o Tochpan que tiene como significado “lugar sobre los conejos”.

En 1917, esta zona fue reportada por vez primera. La reportó Carlos Betancourt, quien era el inspector de la Dirección de Estudios Arqueológicos y Etnográficos.

En 1997, el arqueólogo, Fernando Miranda Flores del centro INAH Veracruz,  realizó un estudio topográfico. Este delimitó la zona arqueológica en ocho hectáreas de terreno.

Desde 1940, la zona fue afectada por el auge de la ciudad hacia el norte del río San Antonio. Sin embargo, logró ser conservada sin casi nada de alteraciones.

En 2005, Los Porres y Manzur donaron las 15 hectáreas de terreno donde se ubica la Zona Arqueológica de Toxpan a la Universidad Veracruzana.

En 2006, se construye la USBI de Córdoba, ocupando dos hectáreas de terreno. Antes de la construcción se realizaron estudios de salvamento arqueológico dirigidos por el Maestro Omar Melo.

En 2008, se le da comienzo a su restauración y se invita al público a realizar un recorrido por tranvía por toda la zona. Esto para dar a conocer los puntos históricos de la ciudad de Córdoba.

En 2009, lamentablemente la restauración se dejó a medias dejando el lugar en mal estado.

En 2013, Toxpan sufre a causa de un gran incendio que dejó daños forestales importantes. Afortunadamente la zona arqueológica conserva su buen estado a pesar de lo ocurrido.

En 2018, se empiezan a realizar trabajos de campo en la zona con el apoyo del Consejo de Arqueología del INAH. Dirigidas por Omar Melo y Martha Judith Hernández Velasco junto con estudiantes de la Facultad de Antropología de la UV. Estos se encargan de realizar trabajos de excavación y prospección.

En 2020, específicamente en enero, se realizaron excavaciones donde se identificó aparentemente, parte del marcador de un juego de pelota.