El parque castillo, nombrado así en honor a don Apolinar Castillo, es uno de los lugares que más paz y buenas energías regala en la ciudad mágica de Orizaba. Es toda una joya arquitectónica en la que resalta un kiosco central con casi 120 años de antigüedad, por lo que aquí te mostraremos lo que mejor que puedes hacer en este parque.

¿Qué hacer en el Parque Castillo?

El Parque Castillo se caracteriza por ser un sitio con muchos árboles, flores y cómodas bancas en donde podrás pasar unas horas de total tranquilidad.

Es un lugar adecuado para reflexionar sobre la historia mexicana con su monumento a los héroes de la patria, así como pasar una tarde tranquila tal vez leyendo un libro o disfrutando algun helado o bebida.

En el kiosco es la joya arquitectónica principal del parque, que data de 1902.

Es aquí donde los domingos se reúne una orquesta musical para poner ambiente y que todos los que se encuentren en el parque se pongan a bailar, ya sea danzón, salsa o cumbia, el propósito es que el domingo reine la alegría en el lugar.,

Además, de aquí podrás visitar lugares pintorescos de Orizaba, como la Catedral de San Miguel o el Palacio de Hierro, los cuales se encuentran a tan solo 1 cuadra.

Precios de las actividades en el Parque

La entrada a esta plazoleta, tanto para pasar un día tranquilo, como para escuchar buena música los domingos es totalmente gratis, ya que se trata de un espacio público.

En lo único que gastarás es en alguna bebida o snack que quieras comer por la zona, o si deseas bolear tus zapatos con los típicos boleros.

¿Cómo llegar al Parque Castillo?

La dirección para llegar al Parque Castillo, es sumamente fácil y céntrica, se encuentra en Colón Oriente, en el Centro de Orizaba, a 2 cuadras del palacio municipal.

Haz clic en este enlace para conocer la ubicación del parque Castillo.

Historia del Parque Castillo

De 1702 a 1720, en un costado de la iglesia san Miguel Arcángel existió un terreno en donde el pueblo orizabeño realizaba sus reuniones cívicas.

Ese terreno era una gran manzana dividida en 2 partes. En su lado Oriente, estaba ocupada por una seguidilla de casas comerciales. Esta mitad de la manzana fue conocida como “la manzanita Bedriñana” en honor al adinerado benefactor de Orizaba don Gaspar de Bedriñana.

Desde 1847 la mitad occidente del terreno, fue conocido como “el jardín de los Naranjos” por los árboles de naranjos sembrados en su fuente central. Ese jardín también fue conocido como la Plazoleta de la Parroquia.

En 1870 este jardín fue adornado aún más con jardineras y glorietas.

1883, don Apolinar Castillo, para entonces el gobernador de Veracruz, entre otras obras que realizó, ordena embellecer aún más el jardín de los Naranjos. A partir del 16 de septiembre de ese 1883, el Jardín de los Naranjos pasó a ser nombrado Parque Castillo.

En 1893, la manzanita Bedriñana fue demolida, ampliando un poco más el terreno del Parque Castillo a 3840 metros cuadrados.

El 16 de septiembre de 1901 se erige la estatua a don Miguel Hidalgo y Costilla, padre de la patria Mexicana.

En 1902 se inaugura el emblemático kiosco colonial del Parque Castillo

El 12 de abril de 1903, durante los juegos florales auspiciado por el gobierno, fue levantado un monumento en honor a los héroes de la patria. Este monumento fue realizado en homenaje a los defensores de la patria de 1847-1848.

A partir de la década de 1940, el parque fue el punto de reunión de los jóvenes de la ciudad, mismo que utilizaban para ir en pareja o para cortejar a su futura pareja al estilo de la vieja usanza,

Entre 2008 y 2009 se realizaron obras de restauración y ornato en el Parque.