La cueva de la orquídea es una atracción poco común en todo el estado, ya que se trata de una cueva subterránea amplia que ha estado en la ciudad durante 30 mil años, y que se solía poder visitar para conocer su interior.

¿Qué hay en la Cueva de la Orquídea?

La cueva se ubica en una de las entradas del volcán Macuiltépelt que tiene su propio parque ecológico, y es que precisamente una erupción de dicho volcán hace 30 mil años creó la cueva que ahora recibe a tantos turistas.

Esta maravilla arquitectónica es sumamente rara dada su forma, que se asemeja a los sépalos y labelos de una orquíde, esto debido al magma que fluyó tras la erupción.

Hoy en día, el turismo se da su vuelta para conocer las formaciones rocosas, eso si, desde la parte que está disponible para acceder, ya que debido a unos temblores registrados por la zona, el gobierno de la ciudad decidió clausurar los recorridos que se hacían al interior.

Y es que la Cueva de la Orquídea oculta muchas sorpresas, una de ellas fue una tumba que data de una fecha cercana a 1,500 A.C y donde fue enterrado alguien muy importante en esa época.

Conocer esta atracción turística te hará sentir que estás en alguna cantera, cuando en verdad estas en el pleno corazón de Xalapa.

¿Cómo llegar a la cueva?

La cueva se encuentra en plena zona metropolitana sobre la Avenida Miguel Alemán, a una cuadra del parque ecológico Macuiltépelt, justo frente a la estación de CFE.

Datos interesantes del lugar

  • La cueva fue descubierta en 1943 por un picador de piedras que al golpear contra una superficie causó el colapso de la parte superior de la cueva.
  • Cuando se recorrió por primera vez la cueva se descubrió una antigua tumba, y junto al cuerpo había muchos objetos antiguos, como vasijas, hachas y un yugo ampliamente decorado.
  • Al construirse la ciudad de Xalapa no se conocía de la existencia de la cueva; sin embargo, tras descubrirse por mucho tiempo se usó como un relleno sanitario.
  • En las décadas posteriores a 1950, la cueva llegó a estar tan repleta de basura que ya no daba para más.
  • No fue sino hasta 1995 cuando por iniciativa civil se buscó el rescate de la cueva. Se iniciaron obras de limpieza y extracción de 15 toneladas de basura.
  • En 2011 el gobierno de Xalapa decidió rehabilitar la cueva y la convirtió en la atracción turística que se conoce hoy.